¿Qué es la automotivación y cómo puedes ser una persona motivada cuando estás en circunstancias difíciles?

Autor: María Eugenia Ruíz / Psicólogo/Coach transaccional

Al hablar de motivación es fácil imaginarse una serie de factores que nos  encaminan al logro de una meta que nos hemos planteado, esos factores motivadores pueden estar fuera o dentro de nosotros, y a estos últimos los llamamos automotivadores.

En los tiempos que vive la humanidad, con el advenimiento de la pandemia, la motivación externa se ha visto entorpecida por muchas pérdidas de toda índole:

  • Duelos
  • Crisis económica
  • Carestía
  • Inestabilidad
  • Incertidumbre

Con lo cual hemos tenido que sacar a flote nuestra automotivación para poder seguir adelante, sin rendirnos y no permitir que la ansiedad, la angustia, la depresión y la desesperanza nos ahoguen.

Las experiencias adquiridas a lo largo del camino me han mostrado que cuando tenemos un propósito de vida, un sentido definido es más fácil que podamos automotivarnos.

El ser humano necesita rumbo, objetivos específicos, metas alcanzables, descubrir sus pasiones, sus talentos, sus habilidades y ponerlos al servicio de su propósito de vida.

Necesitamos aprender a organizarnos y a planificar para alcanzar los objetivos uno a uno y a recompensar nuestros logros por muy pequeños que éstos sean.

La persona capaz de automotivarse mantiene una actitud optimista a pesar de las circunstancias que le adversan y se rodea de personas igualmente optimistas, resilientes, positivas y emprendedoras.

Se mantiene en constante aprendizaje para desarrollar todas las habilidades posibles en pro de su propósito, prefiere trabajar en equipo y valora sus aportes, cultivando el sentido del humor en todo momento como estrategia de afrontamiento ante cualquier eventualidad.

Un automotivado vive en el presente, en el “aquí y el ahora”, está convencido que el pasado ya no existe y solo aprende a mirar hacia adelante.

No deja de lado lo que le apasiona, lo que le lleva a flow (fluir), de acuerdo a la psicología positiva. Trabaja en su sistema de creencias y cambia aquellas que no lo dejan ver que en la vida no hay problemas sino oportunidades para aprender.

Aunque no conozca mucho los terrenos que pisa vence el temor y va dando pasos cortos pero progresivos hasta tener confianza en sí mismo, pero no se queda inmóvil.

En la automotivación hay iniciativa, creatividad, rutinas diarias motivadoras:

  • Ejercicio físico
  • Meditación
  • Momentos de disfrute
  • Relajación
  • Oración, entre otras.

También hay compromiso consigo mismo y con su propósito de existir, no hay quejas dentro de su lenguaje sólo gratitud por cada oportunidad que le regala la vida.