Los que aman el conocimiento y el aprendizaje

Educarse e instruirse es amarse

Autor: María Eugenia Ruíz / Psicólogo/Coach transaccional / @psicomaru_ruiz

Una vez escuché a alguien sabio decir que una buena formación o un aprendizaje te llenan la mochila de la vida a través del saber; saber hacer y querer hacer.

De acuerdo a La Real Academia española el conocimiento es entendimiento, inteligencia y razón natural; mientras que el aprendizaje es la adquisición a través de la práctica de una conducta duradera.

De acuerdo a la Psicología Positiva El amor al conocimiento y al aprendizaje es:

Una fortaleza de vida, dentro de la Virtud de Sabiduría, que significa obtener con entusiasmo nuevas habilidades y lograr dominar nuevos temas o áreas de conocimiento; además de una inclinación permanente a adquirir nuevos aprendizajes.

Las personas con esta fortaleza de carácter disfrutan de un compromiso cognitivo (pensamiento, atención, concentración, memoria), de dominar nuevas habilidades, materias y conocimientos, incluso cuando los beneficios materiales del aprendizaje pueden no estar disponibles de inmediato.

Quienes aman el saber son cognitivamente muy activos y frecuentemente experimentan sentimientos positivos en el proceso de lograr nuevas habilidades y satisfacer su curiosidad, porque quien ama el conocimiento es generalmente alguien curioso.

A estas personas les gusta leer y estudiar, consideran que en cualquier lugar hay oportunidades para aprender.

El amor por el aprendizaje es muy valioso, porque nos da libertad de aprender cosas nuevas constantemente, sin que eso constituya una obligación, carga o imposición.

Más bien es un instrumento de disfrute y motivación de vida. Puede darse por el aprendizaje formal (estudio académico) o por cuenta propia (autodidacta).

¿Qué hay detrás del trabajo y esfuerzo de aprender y lograr conocimiento?

Un profundo deseo de alcanzar crecimiento y desarrollo personal, de sentirse valorado, competente, capaz, de servir a otros, de trascender. Educarse e instruirse es amarse.

conocimiento

Quienes practican esta fortaleza son personas que poseen las siguientes características:

  • Se sienten muy bien cuando están sumando conocimiento y disfrutan más el hecho de aprender que de los posibles beneficios o logros futuros por ese aprendizaje.
  • Tienen pasión por conocer, por saber acerca de lo que les rodea y por aprender acerca de si mismos (autoconocimiento) y sobre los demás, apoyándose en un acto de voluntad para aprender y crecer. No en vano Galileo Galilei decía que “Conocerse a sí mismo es el mayor saber”.
  • Seguros de su capacidad de aprender, disfrutan mucho el proceso de aprendizaje y buscan aprender por pura diversión.
  • Vivencian emociones positivas al aprender cosas nuevas.
  • Creen en sí mismos y en sus posibil